Cutre, una crisis muy cutre.

Mi forma de hablar sobre la crisis es a través de dibujos de dudosa calidad y contenido (los que puedes encontrar en este blog), y no es porque no tenga nada que decir sobre la crisis. Es que creo que la crisis que vivimos es igual a mis dibujos: cutre y de poco contenido. Cada vez que miro la televisión, la prensa, un blog o escucho a un político hablar de lo que está ocurriendo me doy cuenta que nuestra crisis es simplemente una cuestión de calidad: de falta de calidad. Y de una, también, total falta de control de calidad. Es esta una crisis cutre, consecuencia de prácticas malintencionadas y cutres, llevadas a cabo por gente cutre y con muy mala idea. O peor, con buenas intenciones pero incapaz. Lo cual es mucho más cutre que lo anterior.

Esta crisis, también, es una crisis de sistema político y de marco legal. En mi opinión el sistema ha aceptado que las leyes son algo menor ante el crecimiento económico, y que la ley debe de adaptarse, no para crear un marco regulador que nos permita vivir una realidad adecuada y razonable dentro de una sociedad sana sino, más bien, que la leyes deben adaptarse a golpe de decreto para favorecer los intereses de un capital descabezado (y lejano en lo geográfico) al que sólo vemos cuando la luz alcanza las capas más profundas de un sistema que creíamos de todos. La falta de responsabilidad legal a la que parece que los responsables de todo lo que ha ocurrido se van a enfrentar, como si no pudiéramos, de ninguna forma, hacerles pagar por sus errores, como el ciudadano medio paga por los suyos, es, simplemente, el escándalo con el que tenemos que convivir a diario mientras se nos imponen leyes y recortes que atacan directamente a nuestro estilo de vida. Aquel que este sistema, que antes decía lo contrario, ha decidido que ya no nos merecemos.

Una vez más, lo peor de esta crisis no es a dónde nos está llevando. Es la sensación de que, en términos de modelo de sistema, seguimos en el punto cero y que los dirigentes que nos hemos dado no parecen con agallas, ni ideas, para plantearse una forma mejor de hacer las cosas. Y no quiero decir mejor para el país. No, quiero decir “mejor para la vida de las personas”. Esto va de personas.

 

Lo dicho, todo muy cutre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s